Ser Mejor

Ser Mejor

Quiero ser mejor persona.

Aquí está compendiado todo lo que significa el pensamiento PEP.
Dr. Atenógenes Blanco – Consultor PEP
Boletín.-
Para ser mejor hay que entender que significa ser mejor.  ¿Dónde está radicado el concepto ser mejor?  Por eso en el PEP comenzamos por el Proyecto de Vida.  Las personas que responden la invitación del PEP para participar en su proceso de selección tienen una predisposición para ser mejor. Solo tenemos un año para el diseño de toda una vida. Es un proceso mayéutico donde cada uno pone su capacidad para ser mejor.

En el colegio nos dicen que hay tres reinos: Natural, Animal y Vegetal. Dicen que el hombre pertenece al reino animal con la diferencia que es un ser racional. Pero quizá hay otro reino: El Reino hominal o del espíritu, al que solo pertenecen los seres humanos. Cuando el hombre comenzó a evolucionar, desde las células y el impacto en estas de la temperatura, la humedad, etc., llegó el momento en que ese hombre se cerebralizó.  El animal siguió solamente viviendo de acuerdo a sus instintos mientras que el hombre comienza con su propio desarrollo cerebral.

El ser humano tiene tres interesantes propiedades gracias a la cerebralización:
Es un ser humano inteligente.
Es un ser humano religioso.
Es un ser humano ético.

Inteligente: Somos capaces de transmitir nuestros conocimientos y experiencias y para esto generamos un lenguaje que nos permite comunicarnos por medio de símbolos y sonidos, desde el gruñido cavernario hasta el lenguaje binario de nuestros días.

Religioso: Nos conectamos con una idea de un ser superior y trascendemos hacia ese Ser Superior. Nos preguntamos ¿esto por qué?  ¿De dónde venimos?  ¿Para dónde vamos?  ¿Qué quedó de esto?  ¿Cuál es la razón?  Entonces sentimos y asumimos que hay alguien superior. Evolucionamos espiritualmente.

Ético: Es cuando el hombre toma conciencia de lo que tiene y debe hacer para lograr vivir en comunidad. ¿Cómo hago yo para vivir mejor en comunidad?  Es necesario lograr que lo que el otro haga esté de acuerdo con lo que yo deseo y viceversa.  Pensar en conjunto y sacarle provecho a la vida comunitaria, entonces se dan las costumbres que se convierten en mandamientos éticos.  Se vuelven situaciones de convivencia.  Se es tolerante y respetuoso del derecho ajeno.

La ética es buscar el bien y evitar el mal.  Por supuesto para esto es indispensable entender ¿qué es el bien?  El bien es todo lo que influye y ayuda a nuestro desarrollo personal, lo que sirve para desarrollarnos como personas mejores, lo que interfiera es “mal”.

Ocurre que confundimos la forma de interpretar el bien, nos hemos desviado sobre lo que es el bien, pensamos que el bien es una situación de dinero, de bienestar, de sexo, etc. y así nos limitamos a pensar que los valores se han perdido cuando realmente se ha desdibujado

nuestra capacidad de entender la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal. Por ejemplo confundimos el estar contentos con el ser felices.

Para poder entender realmente que “el ser humano es imperfecto pero perfectible”, tenemos que estar educados, bien educados… ¿será que lo estamos? En el colegio nos dicen que hay fases en la educación del pensamiento:

1.Pensamiento nocional –  Nos dan la noción de algo.
2.Pensamiento Conceptual – Nos enseñan a asociar nociones para formar conceptos.

Y hasta aquí llegamos los colombianos, no pasamos a las fases 3 y 4:

3.Pensamiento hipotético  – Capacidad de prever y es importante para trazar nuestras metas dentro de nuestro proyecto de vida
4Pensamiento criterial – Entender la responsabilidad que conlleva lo que planeamos y lo que hacemos, por eso es que vemos personas que andan por la vida sin tener la mas mínima capacidad de medir las consecuencias de lo que hacen y menos de asumir la responsabilidad.

Cuando comenzamos nuestra educación y cuando entendemos estos planteamientos entonces podemos apreciar que realmente somos capaces de ser mejores.

Los seres humanos desde que nacemos tenemos lo que se ha llamado el “ELLO” o instinto lo cual no tiene sexo, edad ni condición social, es instinto puro. A medida que vivimos aprendemos las reglas sociales que nos rigen desde que nacemos hasta que morimos dependiendo de aspectos culturales y a las que se ha llamado el “SUPER YO”.  Se necesita entonces algo que maneje y que logre un EQUILIBRIO a lo que llamaremos el “YO”.  Este “yo” es lo que controla el ello y el super-yo para poder subsistir y resistir las diferentes circunstancias a que nos enfrentamos durante la vida.  No es fácil lograrlo y tenemos que trabajar a diario sobre esto.  ¿Fórmulas?  No existen… quizá podemos acudir a Diógenes con su frase “conócete a ti mismo”.

La racionalidad nos permite PENSAR y QUERER.   Al pensar tenemos libertad y al querer tenemos voluntad.   Para que sean actos humanos tienen que ser libres y voluntarios.   Este pensar y querer nos lleva al mundo de si mismo, es decir a la intimidad, al yo.  Desde aquí se maneja el equilibrio entre el ello y el super-yo y como consecuencia se logra la dignidad que es lo que verdaderamente nos diferencia, nos permite ser mejor, ser ciudadanos confiables.  DESARROLLARNOS COMO SERES HUMANOS.

Cuando se tiene el privilegio de entender lo que es la dignidad, entonces podemos hablar de ser mejor aproximándonos ahora si al concepto de felicidad.   Las virtudes son los peldaños que nos permiten escalar a lo que queremos hacer de nuestra vida.

La comprensión de la dignidad nos hace entender lo que es el yo y nos ayuda a tener el equilibrio en el manejo del ello y del super-yo.  Esta palabra: EQUILIBRIO es la llave de todo Proyecto de Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *